Cambiar de trabajo: Una decisión difícil

  1. Página principal
  2. Blog
  3. Cambiar de trabajo: Una decisión difícil
Cambiar de trabajo: Una decisión difícil

Cambiar de trabajo: Una decisión difícil

laura sánchez coaching holistics

Por: Laura Sánchez Serrate
Licenciada en Pedagogía
Técnica de Orientación Laboral

Crees que es hora de cambiar de trabajo: ¿Cada vez te cuestan más los lunes? ¿Crees que ir al trabajo es una tortura y te sientes desmotivado o infravalorado en tu puesto de trabajo? O incluso ¿Crees que el estrés te ha desbordado y sufres el conocido síndrome del Burnout (profesional quemado) reconocido desde hace algún tiempo por la OMS?

Tal vez sea tu empresa la que ha que ha decidido prescindir de tus servicios de manera conforme o contraria a tu voluntad o tal vez tu profesión simplemente se ha extinguido.

El caso es que ha llegado el momento en el que tienes que plantearte cambiar de trabajo y ese momento asusta. Los cambios nos asustan y es normal porque en general son difíciles, es propio de la naturaleza humana. En general las cosas que nos son conocidas y cotidianas nos son previsibles y nos transmiten seguridad, por lo que cuando nos enfrentamos a un cambio, bien sea decidido por nosotros o impuesto, llegan las inseguridades y la incertidumbre y las dudas y es muy normal que nos sintamos asustados.

Pero no debemos dejar que ese miedo nos paralice y no nos deje tomar decisiones. No podemos dejar de crecer profesionalmente simplemente por el hecho de que quedarnos dentro de nuestra zona de confort es más sencillo. Tal vez pensemos que no somos lo suficientemente buenos o jóvenes o no estamos preparados para el mercado actual y nos creemos incapaces de poder enfrentarnos a este cambio.

Ante la situación de querer cambiar de trabajo, tanto si es elegido como impuesto, es importante que seamos conscientes de que el trabajo para toda la vida como entendían nuestros padres ya no existe, ahora los más jóvenes ni se plantean la idea de estar en una única empresa a lo largo de toda su carrera profesional, es por ello que una vez reconocida esta certeza; de que el trabajo no es para siempre y el mercado laboral es fluctuante e incluso hay profesiones que aparecen o desparecen que debemos  plantearnos los siguientes pasos a seguir:

1. Reconocer que el miedo forma parte del proceso de cambio, es normal sentirlo y debemos enfrentarnos y convivir con él durante este proceso.


2. Es importante analizar la situación presente en nuestro actual puesto de trabajo y evaluar los riesgos económicos, personales e incluso familiares que asumimos al hacer este cambio de trabajo.


¿Cuánto voy a cobrar?
¿Cómo de determinada está mi vida por los pagos, deudas o responsabilidades económicas que tengo?
¿Quiénes dependen de manera directa o indirecta de mi decisión?
¿Qué pasa si mi decisión sale mal?

Realizar un análisis realista y consciente de esta situación nos ayudará a tomar la decisión.

3. Deberemos enfrentarnos al objetivo de cambiar de trabajo de una manera planificada y con unos objetivos claros.


Es en este momento cuando acudir a un Orientador laboral o un Coach profesional puede ayudarnos en el diseño de este plan estratégico. Que debe contener diferentes objetivos a corto, medio y largo plazo, porque debemos plantearnos hacer este cambio de una manera pausada pero como se suele decir, con paso firme y seguro.

4. Manos a la obra / Actúa:


Revisa y actualiza tus herramientas básicas de búsqueda de empleo, como es tu curriculum, tus cartas de presentación, tus perfiles y marca personal en las redes sociales y revisa tu red de contactos para poder hacer del Networking tu mejor oportunidad de crecimiento profesional, personal y de negocio y valora tu empleabilidad y la necesidad de reciclaje o formación continua que requiere tu sector o el nuevo en el que quieres abrirte paso.

No te obsesiones con tu pasado profesional. En caso de que hayas sufrido una ruptura con tu anterior empresa y haya sido una experiencia algo traumática, ya está. No va a volver, ¡Siéntete libre para mirar hacia adelante!

Si sigues en tu trabajo actual mientras estás en el proceso de cambio, intenta mantener la discreción en tu empresa. Recuerda que en las futuras entrevistas de trabajo no debes hablar mal de tus jefes o compañeros. No demuestres únicamente que te mueven intereses económicos, que es muy lícito, pero los entrevistadores querrán escuchar que tus motivaciones e intereses van más allá de cobrar más o trabajar unas cuantas horas menos.

5. Ten en cuenta que el fracaso es una posibilidad


El fracaso no es malo, simplemente debe ser considerado como aprendizaje y no como fin sino como un paso más en el proceso que estás viviendo y para ayudarte en futuras situaciones a tomar mejores decisiones, disfrutar del proceso vívelo como un reto y un objetivo a alcanzar porque nunca es tarde para encontrar el trabajo de nuestra vida.

¿Quieres profundizar más? Accede aquí a nuestro curso online gratuito: "Cambiar de Trabajo"


cambiar de trabajo coaching holistics

Curso Online Gratuito: Cambiar de Trabajo

Author Avatar

Sobre el autor

Añadir comentarios: