Aprender a Dejar Ir. Aprender a soltar.

  1. Página principal
  2. Blog
  3. Aprender a Dejar Ir. Aprender a soltar.
Aprender a Dejar Ir. Aprender a soltar.

Aprender a Dejar Ir. Aprender a soltar.

Aprender a dejar ir o a soltar, es una actitud o acción para la que estamos poco preparados. Nuestro sentido de pertenencia de las personas y de las cosas, hace que queramos proteger y conservar aquello que valoramos y no dejarlo ir. Muchas veces, lo hacemos tan nuestro que no nos damos cuenta que esa persona o esa situación, está pidiendo libertad o que liberar a esa persona o situación de tu regazo, puede ser lo mejor que te puede pasar.

La naturaleza nos enseña que en dejar ir podemos encontrar esperanza en una situación que a primera vista parece traumática o destructiva. Miremos a los árboles.

En otoño las hojas se secan y se desprenden de las ramas, cayendo al suelo y empujadas por el viento. Esas hojas secas se convertirán en el humus que el árbol necesita para conseguir sus nutrientes.

En primavera aparecen las flores y con ella el polen que viaja por el aire para poder generar nueva vida.

Durante el verano aparecen los frutos, aquellos que crecen libremente y maduran en el árbol, caen luego al suelo, convirtiéndose en semillas que darán vida a un nuevo ecosistema.

¿Ves? Dejar ir no es tan malo como parece. A veces las cosas caen por su propio peso como en la naturaleza, pero otras, no es tan fácil, y es uno quien debe agitar las ramas para soltar y dejar que las cosas sigan su rumbo y creen otras oportunidades lejos de uno.




¿Cómo saber cuándo es hora de dejar ir?



  • No hay nada más que te pueda dar confort que esa persona o situación. Sientes que dependes totalmente de ella.

  • La negatividad de alguien se te está pegando.

  • No sientes que ayude en tus circunstancias actuales.

  • Tus metas y necesidades han cambiado.

  • Quien retienes no te hace feliz o no haces feliz a quien retienes.


¿A qué te estás aferrando?



  • A una persona que ya no está.

  • A un pensamiento negativo.

  • A una imagen negativa de nosotros mismos.

  • Eventos y recuerdos del pasado que nos causan sentimientos extremos: extrema alegría o extremo dolor y nos producen algún freno a la hora de tomar decisiones.


Aprender a soltar no es una tarea fácil, a veces, es necesario tener una compañía para poder realizarlo de manera sana y eficaz. La ayuda de un coach puede ser de mucha utilidad para saber gestionar el proceso de dejar ir
Author Avatar

Sobre el autor

Añadir comentarios: