5 Hábitos para Liberar Emociones

  1. Página principal
  2. Blog
  3. 5 Hábitos para Liberar Emociones
5 Hábitos para Liberar Emociones

5 Hábitos para Liberar Emociones

Liberar las emociones es un ejercicio que no siempre realizamos. La rutina diaria, nuestra cultura y la manera cómo hemos sido educados nos ha condicionado a pensar que expresar emociones es a veces una forma de mostrar debilidad o incorrección.


A lo largo de este artículo te explicaremos algunos hábitos que puedes incluir en tu rutina de vida para disfrutar de una mejor salud emocional. Vamos a comenzar por las definiciones.


¿Qué es un hábito?



Un hábito no es más que una conducta o un comportamiento que nuestro cerebro automatiza cuando llega a establecerse en nuestro inconsciente. En el ámbito de la psicología, el coaching y la PNL se conocen como anclajes.


También llamamos hábitos a aquellas costumbres que mantenemos en nuestro día a día de forma más consciente. Por ejemplo, cepillarnos los dientes, el café por la mañana, dar los buenos días, etc.


¿Qué son las emociones?



Las emociones son reacciones psicofisiológicas que representan la forma cómo nos adaptamos a diferentes circunstancias, lugares o experiencias. Las emociones nos permiten relacionarnos con los demás y la forma cómo lo hacemos es manifestándolas o inhibiéndolas.


Existen 4 emociones esenciales o básicas (es cierto que algunos autores admiten alguna más): la tristeza, la rabia, el miedo y la alegría. Hemos sido educados de manera que sólo una de ellas es identificada como una emoción positiva. La alegría.


Esto hace que cuando sentimos rabia, tristeza o miedo, tenemos la tendencia a ocultar estas emociones proyectando una imagen equivocada. Contrarrestamos la tristeza con fortaleza o la rabia con silencio, por ejemplo.


Esto provoca que a lo largo de nuestro crecimiento y a la edad adulta, no sepamos identificar o gestionar nuestras emociones de una manera correcta.


5 hábitos saludables



A continuación, te damos 5 hábitos que puedes incluir en tu vida diaria para aprender a liberar tus emociones de una manera sana.


1.      Carga positiva



A lo largo del día recibimos muchos inputs negativos. El estrés del trabajo, el tráfico, las noticias, todo esto contribuye a que generemos una carga tóxica para nuestro organismo. Es importante que desde la experiencia de situaciones positivas ayudemos a nuestra mente a liberarse de ellas. Busca actividades en tu día a día que te provoquen placer o alegría. Caminar por una calle que te gusta, escoger tu taza de café preferida, leer unas páginas de un libro en el metro, una serie de humor en streaming, etc.


2.      Controla la respiración



Al menos una vez al día, intenta realizar un ejercicio de respiración. No debe de tomarte más de 5 minutos al día y puedes hacerlo en cualquier lugar, nadie va a saber que estás controlando tu respiración. Puedes hacerlo incluso en el transporte público o tu trabajo.



  • Inspira profundamente.

  • Retén el aire para que se estimule la circulación.

  • Espira vaciando los pulmones.

  • Haz una pausa antes de la inspiración siguiente.


3.      Identifica, Dosifica y Descarga



Cuando una emoción aparece, es importante que podamos identificarla. Saber lo que estamos sintiendo en ese momento nos ayudará a dosificar la emoción y a descargarla de una forma más sana para nosotros y para nuestro entorno. Cuando no hacemos este ejercicio de forma correcta, las emociones brotan sin control en berrinches, llantos, gritos, ataques de risa.


No es bueno reprimirlas, ya que de esa manera forzaremos al organismo a reprimirlas y a aceptar un estado de desequilibrio como normal. A la larga, esto genera grandes problemas psicológicos y físicos.


4.      Piensa en lo bueno y no en lo malo



Por su puesto, nadie quiere sentir ira. Algunas emociones nos provocan una sensación de malestar y hace que queramos evitarlas a toda costa. Este es un ejercicio difícil, pero pensar en los efectos positivos que puede tener esa emoción, te ayudará a poder liberarlos. ¿Alguna vez te ha pasado que algo que te ha dado mucha rabia ha hecho que reacciones y superes un obstáculo? Intenta recordar ese momento y piensa en la forma cómo gestionaste esa emoción “negativa” para producir algo positivo.


5. Ten en cuenta el entorno en el que te encuentras



Hazlo siempre desde el respeto y buscando el entendimiento con los demás.


Es importante que no dejes de expresar lo que sientes solo porque a los demás les moleste. Esto es algo muy común y forma parte de nuestra cultura y de la educación que hemos recibido. Estamos programados para ocultar nuestras emociones. Si necesitas manifestar tus emociones hazlo, ¡no hay nada de malo en ello!


No permitas que lo que sientes se quede dentro y contamine tu interior. Retener y atrapar tus emociones provoca que tus problemas o conflictos duren más de lo que deberían. Puedes evitarlo.


Gracias por leernos. Te invitamos a conocer a nuestros coaches, a través de sus sesiones, te darán las herramientas necesarias para que puedas aprender a gestionar tus emociones con hábitos saludables.






Author Avatar

Sobre el autor

Añadir comentarios: