Síndrome Prevacacional - Estrés de Verano | Coaching Holistics

Síndrome Prevacacional

  1. Página principal
  2. Blog
  3. Síndrome Prevacacional
Síndrome Prevacacional

Síndrome Prevacacional

¿Sabías que el síndrome prevacacional afecta a 3 de cada 10 personas? Se acerca el verano y con él los compañeros de trabajo comienzan a marchar. Durante las semanas que esperamos que llegue nuestro turno, debemos lidiar con la redistribución de tareas, finalizar todas las cosas que tenemos pendientes y organizar las vacaciones.


Este momento que puede contar como el último empujón, viene acompañado algunas veces por una sensación de estrés y ansiedad, muchas veces provocada por la carga laboral pero también por la idea del cambio de rutina de forma temporal.


Así, el tiempo que debería ser el regenerador de energías y de descanso, nos produce un estado de ansiedad que los expertos llaman síndrome prevacacional.


¿Qué causa el síndrome prevacacional?


 


Existen dos causas principales que provocan el síndrome prevacacional. Por una parte, encontramos todo el trabajo que implica organizar las vacaciones y por el otro, acabar proyectos en el trabajo y en la casa planificar las vacaciones.


Pero también podemos sufrir de esta ansiedad previa a nuestras vacaciones por el temor a la desconexión laboral y al reencuentro con la pareja o la familia. Nuestra rutina provoca que pasemos pocas horas juntos y en algunos casos, afrontamos el período vacacional con algunas situaciones que no hemos tratado o cerrado debidamente con quienes compartimos nuestra vida.


¿Cuáles son los síntomas del síndrome prevacacional?


Los síntomas son muy diversos, pero el síndrome prevacacional se puede detectar cuando sentimos:


Estrés y ansiedad


Semanas antes de salir de vacaciones, es posible que tengamos que cubrir las tareas de otros compañeros o que tengamos la urgencia de finalizar aquellos proyectos que tenemos en marcha y deben estar listos antes de nuestra ausencia. La presión externa y la que ejercemos en nosotros mismos, hace que vivamos las últimas semanas sumergidos en un cuadro de agobio.


Preocupación


De la misma manera que nos agobia pensar en terminar todo el trabajo, sentimos el mismo estrés y ansiedad en pensar en todo el trabajo que tendremos al volver. Existe un miedo a la desconexión laboral cuando marchamos de vacaciones.


Cansancio y falta de energía


Es un síntoma frecuente provocado por el síndrome prevacacional. La acumulación de tareas y todas las preocupaciones afectan a nuestra actividad diaria y a las horas que dedicamos para descansar y desconectar.


Falta de concentración


Tenemos la cabeza en muchos lugares y con muchos frentes abiertos. Por un lado, la planificación de las vacaciones y por el otro todas las obligaciones que debemos cumplir antes de marchar. Durante las últimas semanas se hace más difícil concentrarse en el trabajo.


Disminución del rendimiento


Los síntomas mencionados anteriormente, causantes del síndrome prevacacional, hacen que nuestro rendimiento laboral disminuya. En algunos casos se pueden llegar a cometer errores que en otras épocas del año serían impensables cometer. La falta de concentración, energía y el estrés crean una combinación que produce la disminución de nuestra productividad.


¿Cómo combatir el síndrome prevacacional?


En el trabajo:



  • Mantén tu espacio de trabajo ordenado.

  • Crea planificaciones diarias y semanales. Deja siempre un tiempo extra para imprevistos.

  • Avisa con antelación a tus colaboradores y contactos las fechas de tu período vacacional.

  • Recuerda programar el aviso en tu correo electrónico.

  • Recuerda incluir a la personal que cubrirá tu ausencia en todos los correos semanas antes de marchar.


En casa:



  • Planifica tus vacaciones.

  • Deja unos días de descanso para tu vuelta en el caso que te vayas de viaje.

  • Procura descansar las horas adecuadas durante los días previos a tus vacaciones.

  • Realizar actividades que permitan distraerte de las preocupaciones.

  • Dedica unas horas concretas del día para todas las gestiones de tus vacaciones. No lo hagas de forma intermitente.


Y lo más importante, ¿Qué te parece comenzar a pensar que las vacaciones no son la única época del año en la que puedes disfrutar? Podemos crear rutinas y hábitos saludables que nos hagan felices todos los días del año.


Gracias por leernos. Te invitamos a conocer a nuestros coaches, que estarán siempre dispuestos a ayudarte si crees que has sufrido o sufres de síndrome prevacacional.


 



 





Author Avatar

Sobre el autor

Añadir comentarios: